Coronariopatía Miscelânia

Coronavirus y corazón: ¿qué necesito saber?

Esta publicação também está disponível em: Português Español

Con la confirmación del primer caso en Brasil de COVID-19, la infección con el nuevo coronavirus (originalmente reportado en China), crese la alerta de las autoridades sanitárias sobre las medidas de precaución para prevenir la propagación de la epidemia aumenta. Entre los cardiólogos, la preocupación también es urgente, ya que las infecciones respiratorias pueden desencadenar complicaciones graves en personas con antecedentes de enfermedad cardíaca previa. Como resultado, el American College of Cardiology (ACC) emitió el 13 de febrero de este año un documento (disponible en acc.org o medscape.com ) que advierte sobre la atención que se debe tener en cuenta ante la nueva epidemia, con un enfoque especial en los pacientes cardiopatias.

Como es de esperar en epidemias de este tamaño, los casos que evolucionan a muerte o complicaciones son más comunes dentro de los límites de edad y entre aquellos con comorbilidades. Los informes preliminares muestran que una alta proporción de pacientes con COVID-19 tienen enfermedad cardíaca, y el 40% de los pacientes hospitalizados por la enfermedad tienen antecedentes previos de enfermedad cardiovascular o cerebrovascular de baseEn un informe de caso reciente sobre 138 pacientes hospitalizados con COVID-19 (Wang D et al. JAMA 2020), señalan que el 19.6% desarrolló síndrome de dificultad respiratoria aguda, 16.7% desarrolló arritmia, 8.7% desarrolló shock, 7.2% desarrolló lesión cardíaca aguda y 3.6% desarrolló lesión renal aguda. «Las tasas de complicaciones fueron universalmente más altas para los pacientes de la UCI». También hay evidencia de que el nuevo coronavirus también tiene el potencial de causar miocarditis. El documento ACC enumera algunas precauciones para los cardiólogos ante la epidemia de COVID-19, que incluyen:

– El virus se transmite por gotitas y puede sobrevivir durante largos períodos fuera del cuerpo, de tal manera que las medidas de precaución para prevenir la transmisión (lavado de manos, uso de máscaras, aislamiento de casos sospechosos, etc.) son de alta prioridad;

– Las personas de edad avanzada pueden presentar la infección sin fiebre, por lo tanto, se debe prestar especial atención a otros síntomas, como tos y dificultad respiratoria;

– Los expertos sugieren que el uso riguroso de terapias optimizadas para pacientes cardíacos (como estatinas, inhibidores de la ECA, aspirina o betabloqueantes, dependiendo de la enfermedad cardíaca de base) puede ofrecer protección adicional contra complicaciones cardiovasculares durante epidemias como la actual;

– Es muy importante que los pacientes con enfermedad cardíaca se mantengan al día con su vacuna, con énfasis en la lucha contra la influenza y el antineumococo, tanto para prevenir complicaciones bacterianas secundarias de COVID-19 como para evitar una causa alternativa de fiebre que puede confundirse con la nuevo coronavirus.

La interrelación entre infecciones respiratorias y enfermedades cardiovasculares no es nada nuevo. En las principales epidemias de gripe, el número de muertes por eventos cardiovasculares superaba la muertes causadas por neumonía. Además, ya está bien establecida la sobreimposición epidemiológica entre epidemias de gripe y el aumento de casos de infarto de miocardio y hospitalización por insuficiencia cardíaca. La respuesta inflamatoria, que proporciona activación plaquetaria, son algunos mecanismos que explican tales asociaciones. Por lo tanto, la vacunación y las medidas de precaución mencionadas son esenciales. Un metaanálisis de estudios aleatorizados (Udell et al. JAMA 2013) mostró que la vacuna contra la influenza redujo en un 36% la aparición de eventos cardiovasculares importantes (muerte, infarto o accidente cerebrovascular). Como resultado, los ensayos randomizado en curso están probando estrategias de prevención de la influenza más intensas en pacientes con enfermedad cardiovascular.

El estudio INVESTED (NCT02787044) está probando una vacuna trivalente en dosis altas versus la vacuna cuadrivalente en dosis convencionales en pacientes con enfermedad coronaria estable o insuficiencia cardíaca. El estudio VIP-ACS (NCT04001504), realizado en Brasil y coordinado por el Hospital Israelita Albert Einstein, está probando una dosis doble durante la hospitalización versus una dosis de vacuna convencional 30 días después del alta en pacientes con síndrome coronario agudo. Los resultados de estos dos estudios pueden hacer importantes contribuciones a la prevención de eventos cardiovasculares desencadenados por infecciones respiratorias.

Referencia

  1. ACC Guidance on Cardiac Implications of Coronavirus. February 13, 2020.
  2. Association between influenza vaccination and cardiovascular outcomes in high-risk patients: a meta-analysis. JAMA. 2013 Oct 23;310(16):1711-20.
  3. Influenza Vaccine to Effectively Stop Cardio Thoracic Events and Decompensated Heart Failure (INVESTED).
  4. Vaccination Against Influenza to Prevent Cardiovascular Events After Acute Coronary Syndromes (VIP-ACS).

Curso Cardiopapers

Banner Atheneu

Deixe um comentário

Sobre o autor

Williams Roberto Lata Guacho

Williams Roberto Lata Guacho

Deja un comentario

Séa socio CardioPapers, conozca los paquetes de anuncios y divulgación en nuestro MídiaKit

Anunciar en el sitio
A %d blogueros les gusta esto: