Miscelânia Prevenção

¿Cuál es la verdadera eficacia de los cambios de estilo de vida para la pérdida de peso?

Bruno Halpern
Escrito por Bruno Halpern

Esta publicação também está disponível em: pt-brPortuguês esEspañol

La obesidad es un problema de salud pública y se asocia a diversas otras enfermedades, como DM2, enfermedades cardiovasculares, cáncer, etc. De esta forma, es natural que, al recibir a un paciente en su consultorio para el tratamiento de alguna enfermedad, si ésta tiene relación con la obesidad y su paciente está por encima del peso, se recomienda a él, hasta como estrategia principal de la consulta, pérdida de peso sustancial.

Acontece que a pesar de nuestras recomendaciones, la gran mayoría de los pacientes tienen dificultad para perder peso. Hay estudios que muestran que «recomendación nutricional» (es decir, simplemente decirle a su paciente «cierre la boca y haga ejercicio») tiene tasas de éxito de cero; e incluso programas estructurados de cambio de estilo de vida, con acompañamiento médico, nutricional, de ejercicio físico y psicológico tiene tasas bajas de éxito; una revisión de 2011 señaló una pérdida de peso eficaz de alrededor de 3 kgs (1). Pero, por supuesto, hay individuos «buenos respondedores», pero éstos son la minoría. En un estudio en atención básica, publicado en el NEJM, se demostró que cerca del 30% de los pacientes alcanzan el 5% de pérdida de peso, y sólo el 10% de los pacientes alcanzan el 10% de la pérdida de peso, después de 1 o 2 años. Con eso, se desafía aquella máxima de que basta esforzarse y los resultados aparecerán (2).

Es necesario entender que el peso es controlado por el hipotálamo, por centros del hambre, y cualquier variación negativa es entendida por el hipotálamo como peligrosa. Por lo tanto, mediante la reducción de gasto de energía y aumento del apetito, hay una tendencia natural de la recuperación de peso (3).

Destaco esos datos para reforzar la importancia de acompañamiento médico de la obesidad, con potencial de uso de medicamentos y cirugía bariátrica para casos más graves. Discutiré esos asuntos en futuras publicaciones.

Referencia:

(1)Leblanc ES, O’Connor E, Whitlock EP, et al. Effectiveness of primary care-relevant treatments for obesity in adults: a systematic evidence review for the U.S. Preventive Services Task Force. AnnIntern Med. 2011 Oct 4;155(7):434-47.

(2)Wadden TA, Volger S, Sarwer DB, et al. A two-year randomized trial of obesity treatment in primary care practice. N Engl J Med. 2011 Nov 24;365:1969-79.

(3)Polidori D, Sanghi A, Seeley RJ, et al. How strongly does appetite counter weight loss? Quantification of the feedback control of human energy intake. Obesity (Silver Spring). 2016 Nov;24(11):2289-95

Curso Questões Cardiopapers

Banner Atheneu

Deixe um comentário

Sobre o autor

Bruno Halpern

Bruno Halpern

Deja un comentario

Séa socio CardioPapers, conozca los paquetes de anuncios y divulgación en nuestro MídiaKit

Anunciar en el sitio

A %d blogueros les gusta esto: