Lípidos Prevenção

Nueva directriz de prevención: ¿cuáles son las novedades sobre lípidos?

Esta publicação também está disponível em: Português Español

Salió la nueva directriz de prevención  cardiovascular de la Sbc . Como es muy amplia, dividiremos su discusión por temas. Comenzaremos por la parte de dislipidemias enfocándonos en lo que ha cambiado y lo que ha permanecido igual.

1- estratificación de riesgo cardiovascular

Quedó igual a la directriz del 2017. La siguiente figura lo resume bien:

¿Cómo hacerlo en la práctica? Solo descargue la aplicación de la SBC para calcular el riesgo de su paciente en el consultorio. A partir de ahí, se definen los objetivos del tratamiento, los cuales también seguirán los mismos como muestra el cuadro de nuestro nuevo libro, Cardiología Cardiopapers 2da edición.

2- uso de la puntuación de calcio

La puntuación de calcio ahora tiene un mayor nivel de evidencia en esa nueva directriz, siguiendo lo recomendado por la  directriz americana de 2018. En resumen, deberíamos considerar solicitarlo en casos de riesgo cv intermedio. Si la puntuación de calcio venir de cero, entonces este paciente se considera de bajo riesgo y podemos dejarlo sin estatina. Si el puntaje venir superior a 100, consideramos que el paciente es de alto riesgo cv y, por lo tanto, sus objetivos de tratamiento serán más agresivos. 

3- dosaje de lipoproteína A

Las recomendaciones no han cambiado con respecto a la directriz 2017.  No recomendamos su dosaje de rutina. Considerar el dosaje en pacientes con hipercolesterolemia familiar o con antecedentes familiares de ecv temprana. 

4- ¿Qué hacer si el paciente no alcanza el objetivo de LDL con estatinas?

No ha cambiado con respecto a la directriz de 2017. La directriz actual recomienda considerar ezetimiba, inhibidores de PCSK9 o colestiramina, pero no coloca una orden a ser seguida. Los estadounidenses y europeos, dicen que en estos casos la primera opción sería ezetimiba y la segunda, iPCSK9. ¿Por qué esto? Por la relación costo beneficio.

5- Omega 3

Aquí tenemos un cambio relevante. La directriz incorpora los resultados del  estudio REDUCE-IT  (considerado por muchos como el estudio de cardiología más importante de 2018) y recomienda el uso de EPA (icosapenta-etil) para pacientes con riesgo CV alto o muy alto que tienen niveles elevados de triglicéridos a pesar del uso de estatinas. ¿Cuál es el problema en la práctica? No tenemos el medicamento evaluado en el estudio en Brasil.

Curso Cardiopapers

Banner Atheneu

Deixe um comentário

Sobre o autor

Daniela Taboada Zabala

Daniela Taboada Zabala

Deja un comentario

Séa socio CardioPapers, conozca los paquetes de anuncios y divulgación en nuestro MídiaKit

Anunciar en el sitio

A %d blogueros les gusta esto: