Noticias Prevención Temas diversos

¿Qué impactos tiene el café en el corazón?

Esta publicação também está disponível em: Español

El café es una de las bebidas más populares, consumida en todo el mundo desde hace cientos de años y ya forma parte de la cultura y la vida social de algunos países. Además, muchas personas usan el café para mantenerse despiertos y aumentar la productividad. En los EEUU el 85% de los adultos consumen cafeína a diario , con un promedio de 135 miligramos por día, aproximadamente 350 ml. Pero, ¿cuáles son las consecuencias del café en el corazón? Repasemos el tema.

La sustancia principal del café es la cafeína, pero también hay otras sustancias biológicamente activas que incluyen polifenoles, trigonelina, melanoidinas, magnesio, potasio y vitamina B3. Estos componentes pueden reducir el estrés oxidativo, mejorar el microbioma intestinal y modular los efectos del metabolismo de la glucosa y las grasas. Por otro lado, también existe el cafestol que puede influir en el metabolismo de los lípidos.

La cafeína es una metilxantina que se absorbe completamente dentro de los 45 minutos posteriores a la ingestión, con un pico sanguíneo en 15 minutos a 2 horas. En el hígado, la cafeína es metabolizada por el citocromo P-450 (¡siempre!) En paraxantina, teofilina y teobromina, que luego se excretan en la orina. La estructura molecular de la cafeína es similar a la adenosina, por lo que cuando se une al receptor de adenosina, bloquea e inhibe su efecto. La acumulación de adenosina en el cerebro inhibe la excitación y aumenta la somnolencia. En dosis moderadas, la cafeína puede antagonizar los efectos de la adenosina, reduciendo la fatiga y aumentando el estado de alerta.

Otros efectos de la cafeína:

– Puede contribuir al alivio del dolor cuando se agrega a los analgésicos.

– Cuando se consume al final del día, puede afectar el sueño.

– En dosis elevadas, puede inducir ansiedad, estimular la diuresis, pero sin perjudicar la hidratación ni el volumen sanguíneo.

Las personas que tienen el hábito de tomar café y lo dejan de tomar abruptamente pueden experimentar síntomas de abstinencia como dolor de cabeza, fatiga, disminución del estado de alerta y síntomas similares a la depresión. Estos síntomas suelen aparecer de 1 a 2 días después de suspender la ingesta, con una duración media de 2 a 9 días. En aquellos que no tienen este hábito, la cafeína puede aumentar los niveles de epinefrina y la PA a corto plazo, pero la tolerancia suele ocurrir en una semana. Los metanálisis indican que la cafeína sola puede aumentar la presión sistólica y diastólica; sin embargo, no se encontraron efectos sustanciales sobre la PA fue encontrado en trails que evaluaron la ingesta de café con cafeína, posiblemente debido a otros componentes del café que pueden reducir la PA, contrarrestando el efecto del café aislada. En otro estudio de cohorte prospectivo, el consumo de cáfe no fue asociado al aumento de riesgo de hipertensión.

Cuando se consume en dosis altas, la cafeína puede tener efectos secundarios que incluyen nerviosismo, disforia, insomnio, excitabilidad, agitación psicomotora, desconexión del flujo del pensamiento y el habla. Estos pueden ocurrir con ingestas de 1,2 gr o más. En dosis de 10 ga 14 g se considera fatal.

El componente cafestol es alto en el café sin filtrar, como también algunas preparación como (Prensa Francesa de Le Cruset o émbolo, Italiana o Moka de Bialetti o Alessi, Turca o Cezve, Chemex Japonés, Vietnamita o Cà phê phin). Ya en el café expreso, el nivel es intermedio. Los estudios aleatorizados mostraron que el alto consumo de café sin filtrar (media de 6 tazas por día) condujo a un aumento en los niveles de colesterol LDL de 17,8 miligramos por decilitro en comparación con el café filtrado. Limitar el consumo de café sin filtrar y el consumo moderado de espresso puede ayudar a controlar los niveles de colesterol sérico.

En cuanto a las arritmias , los estudios sobre café y corazón son heterogéneos. Y los estudios experimentales en humanos y otros estudios de cohortes no mostraron asociación entre la ingesta de cafeína y la fibrilación auricular. Otros estudios han demostrado que el consumo de café no se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en la población general o incluso en aquellos pacientes con antecedentes de hipertensión, diabetes o enfermedad cardiovascular. Los autores informan además que el consumo de café se asoció con un riesgo reducido de enfermedad cardiovascular al consumir de 3 a 5 tazas por día.

La cafeína puede mejorar el equilibrio energético al reducir el apetito, aumentar la tasa metabólica basal y la termogénesis inducida por los alimentos, posiblemente mediante la estimulación del sistema nervioso simpático. Además, la cafeína reduce la sensibilidad a la insulina a corto plazo. El café se ha asociado sistemáticamente con el riesgo de reducir la DM tipo 2.

El consumo de café y cafeína no se asocia con una mayor incidencia de cáncer o una mayor tasa de muerte por cáncer. El consumo de café también se asocia ligeramente con un riesgo reducido de melanoma, cáncer de piel no melanoma, cáncer de pulmón y cáncer de próstata, así como con un riesgo reducido de depresión y suicidio, riesgo de cálculos renales y cáncer de vesícula biliar. También se ha observado una fuerte asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de cáncer de endometrio, carcinoma hepatocelular y enfermedad de Parkinson.

Resumen – café x corazón

Los autores de una revisión publicada en 2020 concluyen que el consumo de café no aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer . De hecho, el consumo de 3 a 5 tazas estándar de café al día se ha asociado constantemente con un riesgo reducido de diversas enfermedades crónicas. Sin embargo, la ingestión de altos niveles de cafeína tiene una serie de efectos secundarios y dañinos. Se ha recomendado el límite de 400 miligramos de cafeína por día para adultos (no embarazadas o en período de lactancia) há sido recomendado. 

¿Te gustó la reseña del café y el corazón? Comenta ahí abajo para nosotros.

Referência: Coffee, Caffeine, and Health. Rob M. van Dam, Ph.D., Frank B. Hu, M.D., Ph.D., and Walter C. Willett, M.D., Dr.P.H, N Engl J Med 2020;383:369-78

Curso Cardiopapers

Banner Atheneu

Deixe um comentário

Sobre o autor

Williams Roberto Lata Guacho

Deja un comentario

Séa socio CardioPapers, conozca los paquetes de anuncios y divulgación en nuestro MídiaKit

Anunciar en el sitio

 

A %d blogueros les gusta esto: