Prevención

¿Mejor capacidad cardio-respiratória está asociada a menor mortalidad?

Eduardo Lapa
Escrito por Eduardo Lapa

Esta publicação também está disponível em: Português Español

Texto escrito por el Dr Aluísio Macedo Jr, maestro en medicina por la UFPE y cardiólogo del HC-UFPE

Todos ya oímos hablar sobre capacidad cardio-respiratoria (CCR) aunque sea cuando venos algún programa deportivo o vamos al gimnasio con la emoción de mejorar nuestra condición física. Nuestra CCR depende de un complejo e interligado proceso fisiológico que envuelve la función respiratoria, cardiovascular y musculo-esquelética. Además, factores genéticos pueden influenciar en hasta 50% en nuestra capacidad cardio-respiratoria.

¿Y como medir nuestra CCR? En este escenario, el test cardiopulmonar (TCP) o ergoespirometría es considerado el padrón oro y provee una medida precisa y directa del VO2 máximo o de pico a traves del análisis de los gases, además de traer una riqueza de otras informaciones.

CONSEJO: ¿Recuerda cual es la diferencia entre VO2 máximo y VO2 de pico?

  • VO2 máximo es definido como la incapacidad del organismo en aumentar el consumo de oxígeno con respecto a un incremento en la carga de trabajo, es decir, es el volumen máximo de O2 que un individuo consigue captar, transportar hasta las mitocondrias a nivel muscular y producir energía necesaria para mantener una determinada demanda metabólica al esfuerzo. Al alcanzar este punto, se llega a un plató en la curva de VO2 máximo. Este plató no es visto en todos los individuos y por eso lo llamamos VO2 de pico o mayor valor de VO2 alcanzado en la ausencia de plató. 

Ya existe una bien establecida relación inversa entre CCR y mortalidad. Entonces ¿Cuál es la novedad de este estudio? Hasta entonces, la mayoría de los trabajos utilizaban medidas estimadas de la CCR para correlacionar con la mortalidad. Además muchos pacientes eran valorados en cicloergómetro lo cual sabemos que puede subestimar en torno de 10 a 20% del VO2 máximo en relación a la caminadora por utilizar un conjunto menor de grupos musculares. Otro dato para resaltar es que las mujeres, reconocidamente poseedoras de un VO2 mas bajo que los hombres, no eran analizadas separadamente, Y finalmente, uno de los estudios clásicos en este asunto fue realizado en una población nórdica, muy diferente a la nuestra.

En el presente estudio fueron realizados análisis estratificados por sexo en individuos saludables con medida directa del VO2 con TCP en caminadora. Otro dato importante, fue una cohorte con un gran número de individuos, 4137 (2326 hombres, 1811 mujeres), incluyendo una amplia franja de edad 18 – 85 años (media de 43 años) con largo follow-up (media de 24,2 años) donde se correlacionó CCR con mortalidad por todas las causas, mortalidad cardiovascular y por cáncer.

En este estudio hubo 727 muertes (524 hombres, 2013 mujeres). Participantes del grupo con baja CCR presentaron 31%, 34% y 34% mayor probabilidad de morir por cualquier causa, por enfermedad cardiovascular y por cáncer, respectivamente, que aquellos pertenecientes al grupo de alta CCR (p <0,001). Además, cada 1 MET (equivalente metabólico) de aumento en la CCR fue asociado con una reducción de 11,6%, 16,1% y 14% en la mortalidad por todas las causas, por enfermedad cardiovascular y cáncer, respectivamente, independiente de los factores de riesgo tradicionales.

Algunos aspectos relevantes deben ser mencionados aqui. Primero, > 90% de la población analizada era de blancos no hispánicos, lo que refleja nuestro mestizaje. Como fue expuesto inicialmente, los factores genéticos influencian de sobremanera en la CCR. Segundo, el menor número de muertes en el grupo de las mujeres, especialmente muertes por ECV, redujo el poder estadístico. Por lo tanto, resultados relacionados a mortalidad por ECV en las mujeres deben ser interpretados con cautela. Tercero, fue una cohorte dentro de un periodo entre 1968 – 2016 donde hubo una evolución tremenda en la medicina con nuevos procedimientos, medicamentos y tecnologías que contribuyeron para el aumento de la expectativa de vida en este periodo. Como estos cambios pueden haber influenciado en la relación entre CCR y mortalidad no se sabe a ciencia cierta. Finalmente, informaciones sobre cambios en el estilo de vida durante el follow-up no fueron valoradas. Por ejemplo, un individuo que ya había realizado TCP y presentó una baja CCR y después de algunos años entró en algún programa de ejercicio regular contínuo o viceversa, ciertamente eso puede haber cambiado el resultado.

A pesar de las limitaciones descritas, es un estudio observacional muy interesante mostrando una vez mas una fuerte relación inversa entre CCR y mortalidad. Obvio que lo ideal sería estudios randomizados controlando variables como modificaciones en el estilo de vida, por ejemplo. Pero, en resumen, haciendo una analogía con el mundo moderno de la bitcoin, la moneda digital, tal vez el MET sea nuestra moneda de salud. Quien tiene mas se vuelve ¨mas rico¨. ¿Y usted? ¿Va a quedarse parado ahí? Corra atrás para juntar sus monedas!!!

Referencia:

 Imboden MT, Harber MP, Whaley MH, Finch WH, Bishop DL, Kaminsky LA. Cardiorespiratory  fitness and mortality in healthy men and women. J Am Coll Cardiol 2018;72:2283–92.

Curso Cardiopapers

Banner Atheneu

Deixe um comentário

Sobre o autor

Eduardo Lapa

Eduardo Lapa

Editor-chefe do site Cardiopapers
Especialista em Cardiologia e Ecocardiografia pela SBC

Deja un comentario

Séa socio CardioPapers, conozca los paquetes de anuncios y divulgación en nuestro MídiaKit

Anunciar en el sitio

A %d blogueros les gusta esto: